miércoles, 23 de diciembre de 2009

Yo vengo a ofrecer una flor


Dicen que la flor que aquí ofrezco es para quien está pasando momentos duros. La caléndula brinda aliento a quienes se encuentran abatidos. Calma en tiempos difíciles.
Quizás sea por sus propiedades terapéuticas, que los aborígenes americanos descubrieron, alcanzó tal simbolismo. La usaban para cicatrizar heridas, aliviar quemaduras, reducía inflamaciones e incluso prevenía las infecciones.
Si crees que necesitas sanar, curar, aliviarte, pues entonces, esta flor es para tí.
Que pases unas cálidas fiestas rodeado del cariño y el amor de los tuyos.
Es el mejor deseo para estos tiempos.

Messi, el gran argentino

Hacía rato me daba vuelta por la cabeza intentar explicar el rechazo a ese pequeñín que parece un nene que tiene flequillo a "lo Balá", con la mirada de alguien que recién ingresa a la secundaria, inocente, con una sonrisa un tanto pícara, inocuo, siempre y cuando no tenga una pelota en los pies.
Habla poco. Pero dice mucho con la redonda pegada a sus botines, ahora de oro.
Intento explicar el rechazo casi general producido por su última alegría que lo consagró como el primer jugador nacido en la Argentina que gana un premio de la FIFA.
No nos engañemos: Messi, habrá nacido en Rosario y habrá aprendido y mamó las mieles del 'gran fúbol argentino' pero juega desde que tenía 15 años en España. Y en Barcelona. No en el Betis ni en el Sevilla. De la FIFA no miran fútbol argentino para premiar nada. Creo que no fue nadie de Banfield, el último campeón nacional, a presenciar siquiera la premiación, ¿no?.
Ese chiquilín genio no será Maradona pero es mucho más efectivo en un fútbol terriblemente más complicado del que jugaban Di Stéfano, Pelé y el mismo Maradona.
Sino, pregúntenle cómo hace para esquivar tantos programas de computación que lo analizan milímetro a milímetro y que está al alcance de todos los DT de primer nivel.
¿Cómo no gritar ese gol que le daba a "su club", que lo mimó, lo cuidó, lo hizo crecer en todo sentido, el título de campeón mundial? Además, como si fuera poco, ese club le paga. Y muy bien, por cierto. ¡Ja!
Hay algunos que por mucho menos gritaron más que si fuera la final del mundo de selecciones.
Entonces, no entiendo a los que dicen que Messi no es argentino, que haga lo mismo con la camiseta albiceleste, que es un traidor... ¿Y qué esperaban que hiciera?
Claaaro... tenía que mirar para otro lado y porque es argentino, ¿tenía que "ir a menos", dejar que Estudiantes con el pecho-frío-mal-preparado de Verón ganara porque se lo merece?
¡Y a la gente le ponen un micrófono y una cámara y dice cada cosa!.
Estamos mal. Realmente.
Aceptamos un "incentivo" para que un equipo se deje ganar y "mi" equipo se quede en Primera pero despotricamos, puteamos, contra alguien que grita a boca llena de gol el premio al esfuerzo de años de trabajo y prepación profesional.
La boludez argentina, en algunos casos, no tiene límite. Ah, y como la publicidad de una reconocida tarjeta de crédito, no tiene precio.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Recuerdos de mi adolescencia

Lo que son los años. Intenté escribir en su momento y el trabajo, las obligaciones cotidianas, el famoso "no tengo tiempo para nada" (igual a no tengo tiempo ni siquiera para mí) me llevaron, día a día, minuto a minuto, a alejarme no sólo de mi adolescencia y ese delicado y apreciado tiempo que teníamos para todo sino también a dejar este blog un tanto abandonado, "más solo que zapato en el techo", como define mi amigo Angel Véliz (tengo pocos amigos. Y eso te convierte en un elegido, Angel. Poco ¿no?... Uff, Daniel, no seas celoso... vos también).
En fin, me fui por la tangente, algo que le molesta sobremanera a mi viejo cuando intento contarle cualquier cosa. Me dejo llevar y comienzo a detallar situaciones que no lo interesan tanto como el meollo de la cuestión.
Lo que son los años. Hoy estoy escuchando un mp3 completo de Mónica Posse, su primera placa con tantos éxitos como "Otra vez cambio de casa", de Piero; o el tema que a más de uno hizo que se le pararan los pelos: "El jardín prohibido"... historia de una confesión. Ese que la chica comienza con una pequeña confidencia: 'esta tarde vengo y triste y tengo que decirte, que tu mejor amigo ha estado entre mis brazos... ' Después lo que sigue es bestial y poco importa si sos el destinatario de semejante frase.
Esto lo conseguí en apenas unas horas. Un par de llamados. Una exclamación diciendo tengo ese y otros más (era un disco rígido de 500 giga, lleno de música *) y sólo me llevó unos minutos copiarlo a mi computadora.
El tema que está incrustado aquí, de Cristopher Cross, me llevó casi tres años saber de quién era y cómo se llamaba porque en ese momento, principios de los ochenta, la piratería ya existía (como ahora, con los mp3) y venían los LP, los discos, lisos, sin nombre ni intéprete.
Las selecciones eran temazos como este pero sin saber siquiera quien lo cantaba. Entonces, eran "bonitas piezas musicales" (no, joda, nadie decía así en ese momento) pero nadie sabía cómo se llamaba.
Ahora, tenés apenas una letra y buscás en la red y listo... ya está.
Hasta te sugieren quién puede ser.
Así, cualquiera.
Un abrazo.

PD: esto fue editado porque un comentario hizo reveer mi redacción. Horrible. Lo hubiera dejado como estaba pero...
* Esto tiene que ver con aquellos que no saben qué es un disco rígido de 500 giga. Trataré de ser breve. Una computadora (de escritorio o notebook) tiene una capacidad de almacenamiento de 160 a 250 giga. Este aparatito es portátil y almacena el doble o triple de una computadora normal y tiene el tamaño de una pequeña libreta. ¿Se entendió? Bueno, sino busquen en la red, che.. ;-)
Besos. Abrazos. Para quien corresponda.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Llega fin de año

Y uno espera un regalo, a fin de cuentas..



lunes, 2 de noviembre de 2009

Después de tanto tiempo



Tuve poco tiempo para actulizar el blog. Y bastante ocupado con la página de rugby (rugbytucumano.com.ar) por lo que no me dí la oportunidad de escribir aquí.
Pero me movieron muchas cosas en estos tiempos.
Pero la que más me tuvo atareado fue la comunión de mis mellis. Camila y Julieta.
Aquí les dejo algunas fotos. Pocas pero válidas. Como verán, estuve trabajando ese día también. Asado con la familia, recepción de chicos, juegos y demás desde las 17 hasta las 23. Y todo terminó como a la una de la mañana. Agotadora jornada, aunque no tórrida y con temperaturas poco habituales como este fin de semana pasado en Tucumán.
Fue un fin de semana laaaargo. Para mí. Agotador y de emociones encontradas. Feliz porque mis hijas tomaban un paso importante dentro de la creencia familiar. Y la emoción que me embargó cuando su maestra de jardín, Liliana, las abrazó con la infinita dulzura de la que sabe que el tiempo pasó inexorablemente. Desde que entraron a ese nuevo y asombroso mundo que le abría las puertas a las aventuras, travesuras, al aprendizaje y a los juegos compartidos para comenzar a crecer, pasaron apenas 6 años. Sólo seis años.
Y en cinco más... no, por ahora no. Déjenme verlas niñas siempre, así, como ahora.

lunes, 19 de octubre de 2009

Credibilidad 0


En uno de mis primeros años en la facultad, donde estudié la Licencitura en Comunicación Social, tuve una vez a un gran profesor. David Lagmanovich, cordobés de nacimiento y tucumano por adopción, ensayista, cultor del cuento breve, profesor de Literatura en universidades argentinas, brasileñas, norteamericanas y europeas , lingüista y periodista.
Intentó, con muy poco resultado, transmitirnos todo lo que sabía con su materia en esas apenas dos horas durante la semana.
Una de las cosas que más me impactó fue su alocución que nos corrió el velo de la creencia que el periodista es objetivo.
El famoso "Grado 0".
Ese que dice que el periodista debe relatar las cosas con la mayor objetividad posible. Nos tiró al tacho esa teoría.
Porque desde el mismo momento que el periodista comienza un relato o a describir una situación, utiliza su visión, sus sensaciones, sus palabras. Cuando hablamos de opinión, es otra cosa.
Pero nos remitamos a la crónica, donde supuestamente el periodista recoge las versiones de diferentes fuentes para armar un relato.
De allí, la verdad. ¿La verdad absoluta? ¿O la verdad de quienes fueron testigos de los hechos que, además, fue interpretada por el periodista o redactor?
¿Cuánto de verdad hay o existe en ese relato?
Entonces, la credibilidad del periodista, se vuelve frágil.
El arma más fuerte y quizás la única del periodista, es que sea creíble. Puede escribir mal, su sintaxis puede no ser la mejor. Pero su máxima tiene que ser la credibilidad. Sino, ¿a quién le interesaría leer algo que no se sabe si lo escribió por convicción o por inducción (=$)?
Qué problema, ¿eh?
Y con esta multiplicidad de medios electrónicos pululando por aquí y por allá, ¿quién dirá la verdad?
¿A quién creer? ¿a quién recurrir? ¿con quién vamos a compartir nuestras convicciones o nuestras dudas? ¿quién nos salvará de toda esa maraña de mentiras y verdades que cruzan nuestras vidas?
Mírense al espejo y pregúntense si están vestidos como dicen que hay que estar o como realmente lo sientes; si comes lo que te dicen lo que hay que comer o lo que realmente tienes ganas; vas a los lugares donde te sientes bien o a los que va la gente bien para sentirse mejor... ¿en qué crees? ¿en lo que te dicen o en lo que sientes?
Mírate al interior. Ahí está la verdad, pura y sin marketing ni intereses creados.
Búscate y te encontrarás. Te lo aseguro.

martes, 6 de octubre de 2009

Despedida




Y un día subió para cantar con sus amigos que se fueron antes y nosotros la extrañaremos por un tiempo. Sólo por un tiempo...

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Sueño encendido

Te ví. Soñé que te tenía y jugué con mis dedos en tu cuerpo. Jugamos a ser amantes por un rato.
Primeros vos, después yo. La respiración lenta, profunda, intensa...después agitada, después... acariciarte lento y despacio, hasta soltarte definitivamente.

El rojo carmesí intenso arde en mis labios, quema, cada vez que me acerco. Transpiro. Te beso. Te vuelvo a besar. Una y otra vez. Hasta sentir que te empequeñeces y tu aroma me envuelve, me invade y me llena para sentir la necesidad de volver a apretarte contra mí para sentir tu calor, tu piel, tu sabor.

Los vahos de alcohol se mezclan con tu intensidad que me provoca, me aprisiona, me traspasa.

Juegas conmigo, vienes y vas, me seduces, me tomas, me dejas y mis pensamientos vuelan. Más allá. Más acá. Más y más...

Y entonces, cuando apenas mi ojos pueden sostener mi mirada te vas, lejos, apagándote de a poco.

jueves, 13 de agosto de 2009

Y pasaron los 40...


Fue una tarde con amigos. Y el cariño de mi gente, mi familia...
Eso fue más importante que soplar una vela más que agregaba un año a mi calendario.
Me hubiera gustado que estuviera gente que no veo hace tiempo, que las extraño y que las necesito.
Pero no todo en la vida se puede. Y la felicidad consiste en no hacer lo que se quiere sino en querer lo que se hace.
Y esa tarde estuve feliz. Me hizo feliz ver a la gente que quiero.
Les comparto algunas fotos. Un abrazo.







viernes, 7 de agosto de 2009

Y vos ¿qué clase de alfajor sos?

Pasaba por Perfil.com para leer algunas cosas del mundo argentino y me cayó en gracia este nuevo blog hablando sobre las mujeres escrito por Diego Gualda.
Hace una comparación exquisita, tal vez no por el nivel sino por el producto en sí, que es riquísimo. Lean. Para ellos, seguro les causará en gracias.
Para ellas, tal vez se tienten en ver a qué grupo pertenecen. O se tienten con alguno.

En su libro “Sexo para golosos y otras cochinadas”, afirma el investigador Hans Von Neuenburg -que poco teme al ridículo- que las mujeres son como los alfajores. Así, en un veloz recorrido por el quiosco de su barrio, elabora una taxonomía del género bello que, básicamente, podría resumirse así:

La mujer Havanna: Es exquisita. Es la mejor. Es también la más cara.
La mujer Balcarce: Quiere competir con Havanna pero, si bien tiene algunas cosas en común, no le llega ni a los talones.
La mujer Cachafaz: La versión porteña del Havanna, es deliciosa, elegante y mucho más accesible.
La mujer Suchard: Fue un boom en los ’80. Hoy, ya no existe.
La mujer Negro & Blanco: Se reinventó y volvió con toda la gloria. Un clásico.
La mujer alfajor de Maicena: Aunque por dentro es puro dulce de leche, es seca y difícil de tragar.
La mujer Guaymallén: Es baratísima, pero al segundo bocado te arrepentís.
La mujer Milka: Es demasiado sofisticada y, de a ratos, te resulta sobrevaluada. Falla la relación calidad-precio.
La mujer Capitán del Espacio Triple: Es densa, pesada, excesiva. Pero es la más dulce.

“Todos buscamos el gran Havanna de nuestras vidas”, concluye Von Neuenburg, “aunque en tiempos de necesidad, más de uno se haya comido un Guaymallén”.

(post subido del blog de Diego Gualda, de Perfil.com)

miércoles, 5 de agosto de 2009

Segundo tiempo


No lo voy a negar. Como puro leonino que soy, el mejor día del mes de agosto es hoy... 5 de agosto. Ya pasaron 40 cumples. Fiuuuu!!!! ... Comienza el segundo tiempo, si es que alguna vez hubo un primero que culminó.
Porque si así fue, no escuché el silbato del réferi. No hubo tiempo de descanso. No hubo entre tiempo y quiero seguir jugando. Un poco más.
Porque el segundo tiempo, yo que soy periodista y me he dedicado al deporte como especialización si se quiere, sé que el segundo tiempo es etapa de definiciones. Y te queda... sólo este segundo tiempo para hacer lo que no hiciste en la primera parte sea por impericia, sea porque no te dejaron, sea porque no viste, no pudiste o no quisiste concretar las oportunidades que tuviste.
Este segundo tiempo viene con la expectativa de que todo será mejor. La etapa de estudio ya pasó. Uno debería saber cómo moverse mejor en el campo de la vida para obtener lo que desea.
Y a fuerza de ser sincero, busqué algunos textos que hablaban sobre esta etapa de la vida que, muchos dicen, recién comienza y es la mejor.
No lo sé. Tuve una infancia feliz, no puedo quejarme. Disfruté y gocé con las cosas que tuve y no me lamenté por las que no. Y si lo hice fue de puro ingenuo, nomás.
Pasé una adolescencia con los complejos suficientes y un necesario equilibrio entre frustraciones y logros que me ayudaron a crecer. Y a aprender que hay que saber ganar... y también saber perder. Tal vez es lo que más cuesta. Pero ese doloroso paso, que algunas veces se transforma en llanto, es un camino sinuoso y peligroso que hay que sortearlo con éxito.
Y el nuevo aire que se respira, de renovación, es maravilloso.
Es volver a empezar.
Casi como cumplir 40.
Habrá que aprovechar este segundo tiempo. Esta otra chance que no todos tienen la oportunidad de tenerla.
Y espero que los que están cerca y los que no, los que me quieren (y por qué no los que no también), las personas a las que les importo (y a las que no también, qué joder!!) puedan disfrutar conmigo de esta segunda etapa.
Después de los treinta, muy por el contrario de los que especulaban mis amigos que me quedaría calvo, panzón y más agrio de lo que me conocen, no sucedió nada de eso. Hasta los análisis dieron valores normales.
Tengo las piernas más fuertes, el corazón bravío, el pecho inflado de ilusiones, la mente dispuesta y la esperanza intacta.
Estoy listo para este segundo tiempo.
Sí... que comience el show.

miércoles, 29 de julio de 2009

¿Será la crisis?

El domingo no amanecí bien. Me dolía el cuerpo y sentía unas terribles turbulencias intestinales que fueron dominadas con la mejor cara de póker que pude poner.
Igual fui a la casa de mamá, que esperaba el almuerzo preparado por mi esposa por tratarse del día de Los Abuelos (en realidad nunca supe si era o no ese día). Carne al horno con ensaladas, acompañado por un buen vino (Uxmal, cabernet-malbec, para más datos) que no lo sentí como en otros días.
Se lo comenté a papá. Me dijo que para él estaba bien. Yo le seguía sintiendo un gusto demasiado alto a alcohol. En realidad, no era el vino. Era yo.
La noche anterior había compartido en la casa de Fabián y Paola otra cita de karaoke.
Ya habíamos ido hacía unas tres semanas más o menos, donde nos divertimos bastante con las canciones que había elegido el dueño de casa. Desde boleros, pasando por las clásicas canciones setentistas ("De boliche en boliche" fue un delirio total) hasta los temas de Los Sultanes. Si, esos que cantaba -bueh, es un decir- "Agente, agente... arrésteme pronto"... La pasamos bien esa noche y volví a casa a eso de las seis de la mañana acompañado de Luis, un ex compañero de trabajo que se prendió en esa sociedad autotitulada "Costumbres Argentinas" en un estado, sorprendente, de sobriedad. Parecía que no habían pasado los años.
La noche del sabado decidimos festejar el día del amigo y pusimos rumbo sur en dirección a la casa de los anfitriones que nos esperaban con caras de desánimo. Eramos los primeros y la idea era arrancar temprano. Igual, poco a poco, se fue llenando el boliche: la colo María José con Daniel, Guillermo con su señora y sus hijos, Luis y su 'amiga' -que era más conocida para nuestros amigos que el propio Luis- y la banda estaba completa. Más tarde se sumaría Marcelo.
Entonces, llegó el momento del karaoke.
Desempolvé mis mejores poses rockeras, años en los que me mimetizaba en la voz de Vicentico, me dejé llevar por la estridencia de la música de Pappo y me hice dueño del micrófono y del pie (la foto me delata), me pacifiqué con Los Piojos y todo lento latino dando vuelta por ahí y seguí la fiesta con otros temas que fueron... demasiados. Casi tantos como los vasos de whisky que había tomado. La madrugada llegó silenciosa como siempre, abrazándote despacio para sumirte poco a poco en el sueño. Y fue hora de partir.
Me sentía bien pero había algo que no me terminaba de cerrar. Era la sensación de estar haciendo algo que no hacía hace mucho y, aunque no estaba prohibido, el momento de hacerlo ya había pasado.
¿Será esta la famosa crisis de los cuarenta?
Espero que no. Porque los cólicos siguen y duelen.
Mucho más que saberse con 40.

viernes, 17 de julio de 2009

Amistad

"Un barco frágil, de papel, parece a veces la amistad... pero jamás puede con él, la más violenta tempesdad... porque ese barco de papel tiene aferrado a su timon, por capitán y timonel, un corazón, mi corazón..." (Alberto Cortez)

El Turco tiene la voz rasposa. Tabaco y alcohol, mujeres, noche.. una vida difícil, se ve. Habla de manera impulsiva, ampulosa, mueve los brazos, gesticula, se ríe a carcajadas con ese vozarrón que extraña cuerdas vocales más limpias y sanas.
No me había caído bien de entrada. El Turco es una de esas personas que necesitan saberse aceptadas mucho antes que las conozcas. Pero era muy amigo de un viejo amigo mío, a quien volvía a ver después de un largo tiempo en una reunión que organizó en su casa. No podía permitirme el derecho siquiera a mirarlo mal. Sólo que uno tiene prejuicios, ¿vió?... Absurdos. Son los defectos de ser humanos.
Flaco, de anteojos, de mirada encendida, unos cincuenta y cinco años tal vez -o menos, la noche hace estragos en la gente, dicen- el Turco se hace oir. Y ríe otra vez y te palmea, aunque no te conozca, como si fueras antiguo compinche de sus años de andanzas nocturnas.
Al menos la charla con los otros amigos y la previa del asado, que estuvo realmente rico, me hizo olvidar un poco las inoportunas intromisiones del Turco. Va de un lado a otro, se pasea de grupo en grupo, conversa, gesticula, se pone serio, discute con vehemencia lo que no le gusta y ríe, vuelve a reir con su boca abierta mostrando orgulloso su acullico.
Comenzó a pegar el frío. Vamos adentro. En el amplio living, nos acomodamos a gusto y la guitarra ya estaba en manos de alguien. Canto va, canto viene, el Turco había perdido su protagonismo. Pero en el momento más delicado de la noche vuelve a hacerse oir.
Todos lo miran, hacen silencio y comienza a cantar, a capella. Imposta su voz de la mejor manera, abre sus brazos y deja salir el caudal embravecido de su carisma para dedicarle a su amigo, el dueño de casa, una canción. Esa, de Alberto Cortez.
Cada frase la va haciendo suya, cada frase resuena como una súplica, como un trueno, según el significado y el remate dulce del estribillo...
Termina su canción y un cálido aplauso le retribuye el esfuerzo que enrojeció su garganta mucho más de lo que ya la tenía.
Me sorprendo aplaudiendo. Y mucho más aún, cuando mi mirada se nubla tocado por el sentimiento expresado en una simple canción.
Me pregunté entonces ¿qué es la amistad? Ese homenaje hecho poesía fue un resumen perfecto en alguien que sin tener una voz privilegiada, tenía algo más que tal vez todos nosotros en ese momento. El sentimiento y la valentía de decirle a su amigo lo que él quería pero no sabía cómo hacerlo. Y vaya si lo hizo.
Entonces al Turco lo estreché en un abrazo sintiéndolo amigo en un madrugada fría.

jueves, 16 de julio de 2009

Habla el corazón

(celestial firewoks, by Robert Burns Miller )
Cuando el corazón habla, no intentamos comprender... Sólo hay que sentir.
Es la única forma de estar cerca de quien necesita ser escuchado.
Cuando el corazón habla, lo mueven distintas sensaciones: amor, dulzura, cariño, odio, frustración, angustia, dolor... Entonces es necesario compartir, para acompañar ese camino que se tiñe de las emociones que bombea...
Así habla ahora el corazón de mi amigo, el Pelao.
Y quiero compartirlo con Uds.
(Gracias, José, por permitirme hacerlo...)

“ ASI HABLA MI CORAZON “

SE DURMIÓ EN MIS BRAZOS UNA NOCHE

DESPUÉS DE TANTO PELEAR Y PELEAR

DICEN QUE AFUERA LLOVIA MUCHO

EL LLANTO DE QUIENES POR SIEMPRE LO AMARAN

AHORA VIVE EN EL CIELO

JUNTO A DIOS SEGURO GOZARA

COMO LO ENVIDIO A EL SEÑOR

POR QUE A SU LADO SIEMPRE ESTARA

UNA NUEVA ESTRELLA TIENE EL CIELO

MAURO JOSE SE DEBE LLAMAR

Y POR LO QUE NOS QUEDE DE VIDA

NUESTRO CAMINO HA DE GUIAR

EN LA TIERRA TENGO OTROS LUCEROS

IGUALES EN SU MODO DE BRILLAR

ARIADNA, FRANCO Y LUZ MARIA

NO DEJAN MI ALMA DE ALUMBRAR

NO ME ACOSTUMBRO A SU PARTIDA

EXTRAÑO SU RISA EN NUESTRO HOGAR

COMO ME LLAMABA “PELADO”

Y EL AMOR QUE PONIA AL ABRAZAR

LO BUSCO EN TODOS LOS RINCONES

EN CADA LUGAR QUE HABITABA

CON PEDACITOS DE SUS RECUERDOS

TRATO DE REARMAR MI ALMA

MI CONCIENCIA HACE PREGUNTAS

QUE MI FE TRATA DE CALMAR

PERO MI CORAZON NO SE ACOSTUMBRA

Y PREGUNTA POR MAURO ¿ DON TA ¿

MI INCONCIENCIA ME RESPONDE

SE FUE CON SU NOVIA A PASEAR

Y A SUS AMIGOS PREGUNTO Y PREGUNTO

EN “CASA FARA” NO ESTARÁ ¿

SUS ABUELOS SIGUEN RENEGANDO

CONVENCIDOS ELLOS ESTAN

QUE DEBIERON SER LOS PRIMEROS

EN EMPRENDER EL VIAJE FINAL

TODA SU FAMILIA LLORA SU PARTIDA

SUS TIOS, PRIMOS Y ABUELOS TRISTES ESTAN

PERO ELLOS PIENSAN Y SE REGOCIGAN

QUE UN ANGEL DEL CIELO LOS PUEDE CUIDAR

TANTOS RECUERDOS QUE TENGO

DE SU VIDA EN ESTA TIERRA

TANTOS MOMENTOS HERMOSOS

CAMBIADOS POR LLANTO Y PENA

MUCHA GENTE VINO A ACOMPAÑARNOS

TODOS A BRINDAR SU AMISTAD

COMO DEMOSTRARON SU CONGOJA

OFRECIERON SUS HOMBROS PARA LLORAR

AGUSTINA LO A SOÑADO

DICE QUE EN EL CIELO ESTA

MUY SONRIENTE JUNTO A DIOS

Y JUGANDO CON LAS PERRITAS

MUCHOS EN LA FAMILIA LO SOÑARON

YO NO LO PUDE LOGRAR

TAL VEZ NO NECESITO HACERLO

POR QUE VIVO EN MI RECUERDO ESTÁ

CONVERSO MUCHO CON EL

LE CUENTO LO QUE ME PASA

Y BUSCO EN EL CIELO INMENSO

ALGUNA SEÑAL DE ESPERANZA

LO SEGUIRE CUIDANDO MIENTRAS YO VIVA

POR SIEMPRE AL IGUAL QUE SU MAMA

CUANDO ALGUNO YA NO PUEDA HACERLO

ES PORQUE JUNTOS A EL VAMOS A ESTAR

GRACIAS POR TODO EL AMOR QUE ME DISTE

MI CHANGUITO QUERIDO DEL ALMA

VIVIRAS EN MI CORAZON DOLIDO Y SANGRANTE

HASTA CUANDO EN EL CIELO ENCUENTRE MI CALMA.

MUY TRISTES PASAN LOS DIAS

MESES Y AÑOS VERE PASAR

TU MAMA Y TUS HERMANOS

UNICOS MOTIVOS PARA CONTINUAR

CUANDO SE APAGUEN LAS LUCES DEL CIELO

CUANDO LA NOCHE NOS INVADA EL ALMA

SU IMAGEN SEGUIRA BRILLANDO PARA TODOS

Y SERA UN GRITO SU NOMBRE EN LA DISTANCIA:


“MAURO JOSE ACHAVAL”


TE AMA

” TU PAPA “

miércoles, 1 de julio de 2009

¿Quién dijo que todo está perdido?

Estas son unas líneas que escribió un compañero de trabajo. Sufrió una pérdida irreparable.
Sin embargo, ahí está, con FE, con ganas de seguir y agradecido por todo lo que uno, poco o mucho, pudo brindarle a él y su familia.

¡¡ QUIEN DIJO QUE TODO ESTA PERDIDO, ELLOS VINIERON A ENTREGAR SU CORAZON !!!

Cuando una familia sufre el terrible y brutal golpe del destino, como es la perdida de un hijo, pareciera que el mundo se viene abajo y no tenemos de donde amarrarnos; pone en tela de juicio nuestra fe, quizás inmadura, quizás interesada, que se quiebra y deja lugar a la desesperanza, a la que nos arrastra el dolor y la rebeldía por la perdida sufrida, desesperación y angustia que quita el sueño y nos hace tomar conciencia de nuestra vulnerabilidad, delata muchas superficialidades y falta de valores; aparecen un montón de sentimientos enfrentados qué parecen hundir nuestro espíritu en las tinieblas.
Porque nadie es tan fuerte que pueda soportarlo solo, ni tan débil que no pueda ayudar, aparecen ELLOS a entregarnos su corazón en cada abrazo, cada beso y cada palabra de consuelo, que nos reconforta el alma y recarga nuestro espíritu para poder afrontar tamaña lucha; ellos, nuestra familia cercana y no tan cercana, nuestros amigos íntimos, de toda la vida y de hace poco tiempo, nuestros compañeros de trabajo, los compañeros de estudios nuestros y de nuestros hijos, los amigos de compartír deportes, los amigos y el club de nuestros hijos, nuestros vecinos, los amigos de nuestra parroquia, todo el personal de mi trabajo
y hasta de gente desconocida que comparte nuestro dolor y todos los que elevaron una plegaria por él.
En una sociedad cada vez más egoista, agresiva, materialista y con pérdida de valores morales, nos olvidamos de lo principal: amar como nos enseñó Cristo. Por eso Muchas Gracias a todos y cada uno de los que estuvieron y están a nuestro lado y a los que estuvieron a la distancia a través de la oración, por que ella mantendrá vivo a nuestro Maurito y gozando de la vida eterna, junto a Dios, tranformado en nuestro Angel de la Guarda.
¡¡ Como te extrañamos changuito querido del alma y te amaremos por siempre !!!!

¡¡¡ NUNCA MORIRAS POR QUE EL AMOR ES MAS FUERTE QUE LA MUERTE !!!

José Achával y Flia.


domingo, 21 de junio de 2009

Deseo que estemos unidos, algún día

Estos días que pasaron realmente me sucedieron muchas, muchas cosas. Buenas, hermosas, tristes y dolorosas.
Sin embargo, aquí estamos, en el camino de la vida. "Empujando un elefante", como diría un amigo al que le tocó vivir una experiencia grossa.
Hoy, en el día del padre, quisiera abrazar a todos los hombres de buena voluntad que supieron ser padres. Y a los que, sin serlo, también brindaron su tiempo por un sobrino, un vecinito, un amiguito o un compadre.
Quiero compartir con uds. un video de Bob Sinclair, quien yo creí que era un rasta, jamaiquino o algo así de buena onda, un negro muy cool con sus trenzas.
Nada que ver. Es un francés, cuarentón, DJ, que mezcla sonidos y tuvo un par de éxitos importantes.
Me gustó este video. Together. Sobre todo porque alguna conversé con una amiga que sabe mucho de inglés y me dijo: "Qué loco... muchas veces hacemos escuchar cosas a nuestros hijos que ni siquiera entendemos a qué se refieren".
Y me quedó grabado. Hoy en el día del Padre quiero rescatar este pensamiento y compartir el deseo de otro grande de la música.
"You may say I'm a dreamer, but not the only one", cantaba John Lennon (Podrás decir que soy un soñador, pero no soy el único). También pensaba lo mismo Bob Marley. En el Siglo XXI, Bob Sinclair....
"I hope some day you'll join us, and the world will live as one...” (espero que un día te unas a nosotros y el mundo vivirá como uno solo)...
Que así sea... feliz día y todos los días!!

lunes, 8 de junio de 2009

Canción para mi hijo

Esto está fechado en Agosto de 1970 -
Cumplía un año y mi papá me dedicaba esto. Quería compartirlo como otras tantas cosas que él escribió que en algún momento me daré tiempo y subiré todo lo que pueda porque su obra merece ser apreciada.

Canción para mi hijo

¿Sabés lo que deseo para tí, pichón de vida,
parte de mi propia vida, espejo inmune aún a
mundanal opacidad;
probeta, ecuación liminar, vertiente, intento,
preámbulo, apertura, iniciación, carátula,
ópera prima de musical enjundia que puede ser
picada de verdadera construcción humana...?
Pues quiero, simplemente, que hoy seas feliz...
Y mañana también y hasta pasado;
que no se borre en tí esa sonrisa que ilumuna
las sombras de mi vida;
que el cosquilleo inquietante que produce tu ir y venir
por este mundo, se prolongue más allá, después,
por mucho tiempo con esa inundación irresponsable
de sencilla explicación en toda infancia;
que nada te confunda ni te abrume;
quiero verte reir a boca llena,
romper lo que encuentres a tu paso, levantarte de nuevo
y proseguir haciendo poco a poco
a tropezones y hurtadillas el mundo en que tú vivas.
Pero siempre feliz, hoy y mañana y pasado también.
Porque eres tú... mi hijo.
Esa joya inmutable que no sabe ni sabrá cuánto es que vale
a mi necesidad y sentimiento
a mis inhibiciones y locuras
a mis propias ambiciones y proyectos.
Quiero darte de mí lo que no tuve y lo que tuve aún
y mucho más, si puedo,
porque si eres feliz ahora siendo niño,
tendrás siempre un rincón cuando seas hombre
adonde ir a repararte de los golpes que puedas recibir
y reencontrarte.
Eso quiero para tí ahora, ya,
en este instante niño mío mientras tanto lo seas
que mi responsabidliad más adelante
abrumadora será... e inevitable.
Y habrá tiempo además; mucho, lo espero.
Hoy quiero simplemente que seas niño... y feliz,
inmensamente.
Que mientras tú lo seas también yo lo seré.
Y también niño...

por horacio gonzález rey (seudónimo de horacio gambarte), mi papá

lunes, 1 de junio de 2009

Agradezco

De chico me enseñarom que debía ser agradecido.
Pero sólo con el paso de los años, ese peine que te dan cuando te quedás pelado llamado experiencia (bien graficado por un boxeador llamado Ringo Bonavena), es que te das cuenta el significado de esa frase.
Agradecido. Agradezco. Doy gracias.
Doy gracias por el amigo, porque me brinda lo mejor que tiene: su alma. Franca y sincera, como no conozco otra forma de dar.
Doy gracias por el enemigo, porque hace que valore más lo que tengo, lejos de debilitarme me hace más fuerte y me propone superarme día a día.
Doy gracias por mi familia, porque me brindó lo más hermoso que un ser humano puede dar a otro: amor.
Doy gracias por conocer a otra familias que, al no ser como la mía, me hacen dar cuenta de lo preciado que tengo.
Doy gracias por tener a mis padres y a mis hermanos, de verlos, abrazarlos y decirles cuánto los quiero. Doy gracias por la vida. No todos tienen la posiblidad de ver, hablar, moverse, pensar, respirar...
Doy gracias por la mujer que Dios me puso en mi camino. Me dio tres hijos hermosos y mucho más que no podría terminar de escribir aquí. Puso su sello a fuego en mi corazón y se brindó por amor dejando su profesión para dedicarse a la "profesión" más bella y sacrificada de ser madre.
Y doy gracias por eso porque mis hijos tienen el amor irreemplazable de mamá.
Doy gracias por mis errores, que los tuve, porque así aprendí a valorar todo lo que ahora disfruto.
Doy gracias por mi trabajo, que aunque no me guste, tengo la dicha de poder renegar por levantarme temprano, por tener que estar tantas horas fuera hasta poder volver a casa y así apreciar las risas de mis hijos, los abrazos y los besos que añoro durante el día.
Doy gracias por tener un techo donde dormir. Y un lugar cálido para pasar las noches frías, abrigado por la ternura de mi seres queridos, un colchón suave donde descansar para renovar fuerzas y así afrontar el próximo día.
Hoy doy gracias porque tengo todo lo que necesito.
No tengo casa propia.
No tengo auto, ni moto.
No tengo una cuenta bancaria.
No tengo mucho pero tengo demasiado. Y soy agradecido por ello
Tengo todo lo que necesito. Lo llevo conmigo donde voy.
Es rápido y es gratis.
Un gracias en el bolsillo para convidar.
Como dice Calamaro "entonces, ¿why not?"

viernes, 15 de mayo de 2009

Creo

Creo que dejé al blog un poco colgado.
Creo que le estoy dando mucha bola a mi página de rugby.
Creo que está bueno, pero que no me supere. Entonces, no serviría de nada.
Creo que el gel que uso está haciendo que se me caiga el pelo (no tiene que ver con la edad ¡lo juro!)
Creo que los días lluviosos y grises son maravillosos para hacer cucharita.
Creo que los dias lluviosos son simplemente maravillosos.
Creo que el laburo tedioso y rutinario me está agotando.
Creo que aún tal vez piensas en mí,
creo poder captarlo,
creo que al fin nada tiene fin,
creo desesperado,
creo que morir es una sensación,
creo que vivir, podria hacerlo pero ahora es algo mucho más real,
creo que salí a ver un poco el sol
creo que te ví, bailando beatles en alguna vieja casa del lugar,
creo que aun tal vez piensas en mí,
creo poder captarlo,
y ya no quiero verte tan triste triste así,
creo que estas llorando,
me acuerdo que abrí la puerta y eras vos
despues me perdí, mirándote desnuda y te reías de mi cara de maldad,
y entonces sentí la cima del amor, y si me caí,
no importa porque todo, todo, todo, todo esto es de los dos.
no quiero nada que nos haga mal yo creo
yo creo y con eso basta...
uhhhhhhh uhhhhh uhhhhhh uhhhh
creo que aún tal vez piensas en mí
creo poder captarlo
.......... creo.........
de alguna forma nena vas a salir,
por esa puerta nena vas a salir.......

Yo creo


(Fito y yo)

miércoles, 29 de abril de 2009

Parar para ver


La primera vez que escuché esa frase fue en un disco de Piero. Era el año 1982.
Comenzaba a asomar mi nariz en la calle de la adolescencia, con todas esas cosas nuevas que la etapa post-niñez depara. Experimentar sensaciones diferentes, "conocer dos cuadras más allá... cómo será la libertad...".
Y la frase ahí, en medio de un disco en vivo, dicha por un tipo que transmitía ondas de amor y paz en un presente convulsionado. El gobierno de facto estaba llegando a su fin y todos pedían "Que se vayan ellos"o " Ay, país", temas que hicieron que el enrulado cantor tuviera que exiliarse.
El disco tenía como leiv motiv el exitazo de "Manso y tranquilo" - hoy se le diría una canción minimalista- que pedía sólo eso en apenas: ¡¡11 minutos!!... Y buenas ondas, cierto.
Pero había más temas.
Y la frase "parar para ver".... en medio de tanta poesía.
En ese momento no entendí muy bien de qué se trataba. Aunque sí capté la intencionalidad de 'tal vez tengas quince, tal vez dieciseis; ábreme tus brazos no preguntes quién.... Quiero entrar en tu mundo de fruta encendida', de Fruta Encendida; la curiosidad y el asombro de experimentar cosas nuevas. 'Uno me dijo 'Ché, quéres fumar? Yo casi digo no, pero aflojé.... y toser y sentir y mirar y reir y volar......', en Miedo Niño; la incomprensión paterna cuando cantaba 'Probablemente mi papá, vaya a saber, deseaba tanto no a mí, a otro nenito.... un empresario, un constructor, un presidente para honrar, un Maradona para envidiar, en fin, otro nenito', de Cuestión de Células, tema con el que me identifiqué mucho tiempo por mi inclinación musical. La frustración y el cansancio de la rutina del laburante 'siete de la tarde la jornada cumplida, termina el trabajo, hora de salida... momento terrible de confusiones, subterráneo, gente, muchos empujones... volver a casa no. Algo más tarde estoy pensando que, que la vida es difiícil trabajar y volver...9 de la noche y no tengo fe... no tengo fe ', de Siete de la Tarde... Y el parar para ver.
Nuestra rutina nos lleva, como una cinta sin fin, a pasar y hacer el mismo camino miles de veces sin siquiera cambiar un poco los pequeños detalles que hacen también a nuestra vida: las calles, las caras, el paisaje, las formas. Todo eso sin cambiar la esencia, que también es lo más vulnerable. Por eso es importante "parar para ver"...
Parar, para ver dónde estamos parados.
Parar, para ver hacia dónde vamos y qué queremos.
Para intentar un cambio.
Para permitirnos, simplemente, un respiro. Tomar fuerzas y seguir.
O para disfrutar lo conseguido y mirar, con otros ojos, ese horizonte que nos espera indescifrable, inmenso y nos invita al siguiente desafío.
Permíteme el consejo de "Parar para ver".... Tómate unos minutos, unas horas o un día completo. Y reflexiona.
Seguro tu vida no será la misma después.
Un abrazo.
Hasta la próxima.
"Y tranquilo, manso y tranquilo..."

martes, 21 de abril de 2009

¿Seréis fuertes?

Hola estimados... hoy quiero compartir una historia y un video.
No daré nombres. Sólo diré que es una chica a la que conozco hace bastante tiempo aunque, lamentablemente, no demasiado bien como quisiera. Nuestros lazos de amistad se traducen en el "Hola, qué tal, como andás..." pero eso no me impide que me conmueva su historia.
Vamos a llamarla.... Eva. ¿Por qué no?
Eva es profesional. Con un estudio de grado y dos trabajos, una pareja estable hace tiempo, con departamento aunque no propio pero vive sola, podría decirse que está realizada o al menos en el buen camino.
Eva derrocha optimismo. Es alegre, divertida, tiene una linda y espontánea risa que contagia aunque esté gastada por el cigarrillo y un asma que no la deja tranquila. Le gusta el folclore, baila, canta, hace chistes, es ocurrente, bien dispuesta a ayudar y con cierto aire naif que la hace, a pesar de sus pasados treinta años, más niña de lo que declara su DNI.
Es una chica responsable para el trabajo aunque algunas veces, un tanto distraída -¿quién no?-, y se cuelga varios minutos pensando en.... quién sabe qué cosas.
Debido a mi poca cercanía, sólo sé que el cáncer se llevó a dos de sus hermanas. Y ella ya había superado una etapa peleándole a esa enfermedad cruel.
Debido a la quimioterapia, que según ella misma me explicó son ondas que matan tanto células cancerígenas como de las buenas, había quedado pelada. Le había costado terribles sesiones para superar "su pelada" hasta aceptarla.
Después festejó estar bien y estuvo mucho tiempo así, sin preocuparse demasiado aunque sin dejar de hacerse los controles.
Uno de ellos no dio bien. Le habían detectado un tumor. Y la pesadilla volvió.
Volvieron los estudios, volvieron los análisis, volvió la quimio y volvió a quedar pelada.
Aunque ahora la soporta con más orgullo que antes, tapándose con un pañuelo.
Pero, como si esto fuera poco, su madre también se vio aquejada por la misma enfermedad (uds. mujeres que leen esto, no se descuiden de sus controles ¡¡por favor!!) y ya tiene metástasis. Sólo están esperando que su mamá... bueno, ya saben.
Esta semana operan a Eva. Pero lejos de verse aminalada, debilitada, vencida y abandonada por la enfermedad, quiere vivir. Tiene muchas ganas y va a pelearla.
A un conocido mío le envió este video que les presento ahora.
No tengo mucho más para decir. Les mando un abrazo grande.
Y un beso enorme a Eva, que me contagió sus ganas de seguir adelante y me dio fortaleza para seguir con lo mío. Uds. ¿seréis fuertes?

jueves, 16 de abril de 2009

Volvemos al primer amor


Junto con Osvaldo Ruiz estamos ahora en la radio hablando de rugby.
Una radio como la Rock & Pop nos abrió sus puertas para dar rienda suelta a nuestro histrionismo, ya que algo serio y etiquetado no se podría hacer en una radio con las características de esa FM que vio nacer a Mario Pergolini o Lalo Mir, por sólo nombrar dos íconos rockanpopterísticos.
La primera vez que tuve conocimiento de la mítica R&P, estaba de vacaciones en Santa Teresita, Buenos Aires. Corría el verano del '86.
De radio satelital ni hablemos y existía una sola FM en Tucumán (ay! como extraño esa época que pasaban buena música... Diossssss!!!) que respetaba algo, un poco, de la vieja escuela radial de AM (amplitud modulada chicos) y no había la cantidad de intentos de propaladoras que existen ahora. Mis respetos al Sr. Jorge Catalán, que tenía en esa época un excelente programa a la siesta "Lollypop", con la cortina de Viudas e hijas del Roque Enroll por supuesto.
En fin, estaba en las soleadas y acaloradas tardes de ese hermoso y bello lugar, cuando escucho una vocecita que salía por la radio pero cuando comienza a cantar, cambiaba la letra. Era Divina Gloria que en vez de entonar (bueno, es un decir) "Desnudita se está mejor" hablaba sobre la Rock & Pop...una cortina fabulosa!!!
Estuve buscándola por internet como parte de un pequeño pero sincero homenaje a esa década ochentosa que cada vez me pone más melancólico pero lo único que encontré fue el tema original...
Espero lo disfrute. Y los que puedan, me sigan el sábado en la Roooock & Pop!!!

miércoles, 8 de abril de 2009

La mirada del amor


Voy a compartir con Uds. una especie de poema que escribí hace un par de años.
Mis mellizas cumplían 7 años y creí que era un momento para escribirles algo alusivo no sólo a su cumple sino también a su nacimiento.
No soy bueno para la prosa, como sí lo es mi padre. Alguna vez tengo que publicar algo de él.
Particularmente me siento más cómodo escribiendo o describiendo situaciones.
No obstante esto salió así.

La mirada del amor

Las ví y me emocioné, esa sería la primera vez ...

Temblé por dentro junto con sus cuerpitos desnudos, chiquitos, rosados, finitos lazos que unían mi corazón, su corazón, reciente llanto dejando atrás el dolor.

Siempre amor, siempre juntas, siempre dos.

Cuando esto empezó, creí que mis días no serían iguales sin vos...

Me equivoqué, amor... no serían iguales sin ustedes tres.

Risas, dibujos y juguetes, tirados por ahí,

empezaban a escribir su propia vida,

su propia historia en color rubí...

Del balbuceo a la frase, hecha y derecha,

pasaron los años sin querer ni darnos cuenta.

Baberitos de colores dieron paso a pantalones,

pampers a jumpers, las pelusitas se hicieron trenzas

y llegaron los zapatos con cordones.

Vestidas con delantal a cuadritos, comenzaron a crecer

y transitar el difícil camino de ser...

Tal vez el primer beso, tal vez el primer amor,

tal vez crecieron más de lo que quise yo...

Lo que sí siempre quise fue escribirles una canción,

Y me decía “tal vez mañana sea mejor”...

Hoy me dije no... Hoy cumplen siete...

Mucho tiempo desde esa primera vez.

Hoy dibujan soles que iluminarán siempre

aunque el día esté nublado y bailan

con la dulzura a flor de piel,

con la música fuerte y esa risa, hermosa,

fresca, franca, pura, inocente, que se esparce por doquier...

Saben??? Quería hacerles un regalo pero

el regalo me lo dieron ustedes... al nacer.

Hace falta decirles que las amo como esa primera vez???

Papá

(6-12-06)

miércoles, 25 de marzo de 2009

Derechos y humanos

Esto me lo envió un amigo, no sé con qué intención...
Si demostrarme que trabajando igual seremos juzgados por quienes no tienen acceso a un trabajo (ocurrió siempre) o que todos somos culpables de la fiesta menemista a la que supimos asistir... todos. Que nadie diga que la miró de afuera. Que no me jure que en ese momento estaba en contra de todas las privatizaciones y que se sentía bien en la Argentina que teníamos y no con la que estaba por venir, esa que "con los capitales extranjeros, formaremos parte de la economía mundial". Estamos en el primer mundo, nos decían.
Que nadie me diga que no lo votó en la segunda vuelta -yo sí lo hice-. Sí hasta ganó con el 51% de los votos. Yo también me sentí "defraudado".
Porque yo creí que era la hora del cambio en este país, porque pensé que podíamos tener un trabajo medio, bien remunerado y que todos podríamos acceder a una educación, tomarnos vacaciones en lugares que sólo veíamos por televisión.... puf!!! No me dí cuenta que la historia de este país es demasiada pesada para cambiar en un par de años y con, apenas, 26 años de democracia. ¡26 años! Y no aprendimos nada. Lo peor, estamos peligrosamente cerca de actitudes repetitivas del pasado. Ya están analizando que Gendarmería Nacional patrulle zonas peligrosas. ¿Alguien se acuerda qué significó el "Proceso" en nuestro país? ¿Cómo comenzó?...


Marcelo: ¡Sí hay un lugar donde vivir! Venite...!


Estimado Marcelo: luego de escuchar tus declaraciones en el programa de Rial, donde tan claramente expones la pesadilla que están viviendo vos y otras personas en Buenos Aires y coincidiendo plenamente con tus expresiones de:

"La entiendo perfectamente a Susana (Giménez), si me mataran un ser querido también pediría la pena de muerte, y yo también estoy cansado de los derechos humanos a los presos".

"La gente ya no sabe como vivir, ni siquiera nos podemos mudar porque ¿adónde vas a ir? Todo el país es inseguro".

"Hoy te matan por el pancho y la Coca (Cola)".

"Miramos el país como si fuera una película, nadie se hace cargo de nada. Yo no digo que hay que hacer la ley bruta pero algo hay que hacer".

"La inacción es lo que genera todo esto y nos estamos acostumbrando a tres o cuatro muertes por día que aparecen en los medios y esas son solas las que aparecen. Hay decenas, cientos de muertes más. Acá nadie se hace responsable de las cosas".

“Salís a la calle y te matan a vos, a tu hijo, de seis tiros. Vos vivís en un country cerrado, en un edificio con rejas, y los delincuentes andan sueltos”.

”Nosotros no tenemos que encargarnos de esto (...); nosotros damos trabajo a la gente, entretenemos. ¿Por qué tenemos que estar controlando la cuadra, la casa, el barrio? Pagamos nuestros impuestos para que alguien vele por nosotros"

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Un grupo de vecinos del asentamiento El Chorizo, ubicado en una zona rural de la provincia de San Juan, sensibilizados por tus palabras, nos reunimos en asamblea y, decidimos darte una solución.

Nuestro barrio es humilde, te aclaramos, pero no hay inseguridad. O por lo menos la inseguridad que sufres vos en la gran ciudad. Si la memoria no nos falla aquí no han matado a nadie. Por lo tanto hemos decidido, por unanimidad, darte un lugarcito en nuestra barriada.

Hemos decidido esto porque ninguno de nosotros olvida tu valioso trabajo de “entretenimiento” durante casi las dos últimas décadas. Que coinciden con las más duras recordadas por muchos de nosotros. De hecho, nuestro asentamiento está ubicado en las antiguas vías del ferrocarril. ¿Te acordarás Marce del Ferrocarril? Ese que en los `’90, cuando empezabas tu carrera meteórica, Neustadt que nos “aleccionaba” usando el “sentido común” no nos “entretenía” como vos, decía que debíamos privatizarlo porque nosotros (o el Estado) tenía que subvencionarlo. Hasta que por suerte desapareció (el ferrocarril, digo).

Sin embargo pasó algo curioso. Muchos perdieron el trabajo, otros la forma de transportarse y por ende el trabajo, y otros que vivían de los que vivían gracias al tren también perdieron el trabajo. Dicen que un millón de personas tuvieron que emigrar a las ciudades. ¿Será cierto? La cosa es que seguimos subvencionándolo. Si, podes creer, vos, yo, nosotros, los que pagamos impuestos. Pero no todas fueron pálidas, algunos salimos ganando. Gracias a Menem que lo hizo, Neustadt que nos lo vendió y vos que nos sacaste la mufa, ahora tenemos donde vivir. Fueron épocas duras, pero por suerte vos estabas allí para “entretenernos”.

¿Te acordarás Marce en los ‘90 cuando abrieron los mercados y cerraron las fábricas? ¿Cuando privatizaron YPF y se popularizaron los piquetes? Si te debes acordar. Era cuando el 1 a 1 que te permitía mandar los muchachos que trabajaban con vos a otros países para burlarse de los lugareños. Que gracioso. Después de buscar laburo todo el día, llegábamos a nuestro rancho para poder verlos y divertirnos junto con ustedes. ¿Que boludos los italianos, no? Que divertido, menos mal que estabas vos para “entretenernos”, Marce.

Por habernos entretenido tanto en esos amargos momentos es que te haremos un lugarcito en nuestro asentamiento. Ya hablamos con el puntero de turno y nos dijo que solo te cobrará $500 por la parcela. Si nosotros pudiéramos te ayudaríamos, pero nos agarra en mal momento porque ya hicimos la tómbola para buscar fondos para la operación de Yésica. La Yesi es hija de una niña de 14 años con desnutrición que nació con una malformación. Marce: ¿sabias que en Argentina mueren 20 niños por día por desnutrición? ¿Casi una tragedia no?

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Pero volvamos a la tómbola. No nos quedó otra porque, como te imaginaras, La Yesi no tiene obra social, y en el hospital no tienen insumos. Esto también empezó en los ‘90 Marce. ¿Te acordarás? Era cuando mostrabas las chicas pulposas. Que buenas estaban, Marce. Parece que estábamos demasiado “entretenidos” porque llegaron unos tipos de unos organismos internacionales que nos decían que para pagar la deuda externa había que bajar los gastos en salud y educación. ¿Te acordarás? Parecían bloopers de VideoMach. Tal vez no te acuerdas, y lo entiendo, porque no podes estar en todas: buscando gente de quien burlarte, chicas que quieran mostrar los pechos por unos pesos, coordinar con los del programa para ver cuando hay que reírse, cuando aplaudir, cunado burlarse, la publicidad, la fama.

Lo de la educación no nos importa tanto. Por aquí ya casi nadie va a la escuela. ¿Sabías Marce que en la Argentina para el 2001 no superaban un 25% los jóvenes entre 20 y 24 años con secundaria completa? Igual a nosotros no nos complica, porque para cosechar uva, tomate y trabajar en la construcción no nos exigen la secundaria. De hecho, menos mal que no nos exigen ni la primaria o saber leer y escribir. Menos mal Marce, sino estaríamos realmente jodidos.

Tu parcelita estaría al lado de la de los Carrizo. Son buena gente. Si hubiera trabajo trabajarían de seguro. Don Carrizo toma mucho, pero nunca le ha pegado a nadie que no sea su mujer o sus hijitos. Dicen que se puso malo desde que Carlos, el hijo mayor, tuvo el accidente. Se cayó del camión de la cosecha y lo aplastó el trailer. La policía no sabía si ponerlo como accidente de tránsito o de trabajo. ¿Sabías Marce que en el 2008 murieron más de 8100 personas en accidentes de tránsito? ¿Y que en ese mismo año murieron más de 1000 en accidentes de trabajo? Es impresionante. ¿No Marce? Pareciera un castigo de Dios. Igual a Carrizo no le importó como lo anotaron, solo le dolió la muerte de Carlos y que este dejara su novia e hijita desamparadas. El viejo no lo supera. Ah… ¿sabias que Don Carrizo era ferroviario?

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Volvamos a tu parcelita Marce. Es la más alta del asentamiento, por lo que es improbable que se te inunde en la época de lluvia. Igual en San Juan no llueve mucho. No hay agua potable, pero por unos pesos te llenan unos tachos y listo. Lo que si, tienes que asegurarte unos mangos a fin de semana para tal fin. Tampoco creo que tengas problema en conseguir trabajo. Tal vez puedas ser locutor de radio. Aquí son tan malos que lo único que hacen es imitarte a vos. Llegas a venir vos y los flacos se tienen que hacer vecinos nuestros. Quedarían, realmente, en la lona. ¿Como no le van a dar trabajo a Marcelo Tinelli? Educado (¿terminaste la secundaria vos, no?), blanco, alto, con toda la facha y la mosca. ¿Como hiciste Marce para que te vaya tan bien cuando la mayoría de los argentinos quedaba en la pampa y la vía? Y después la mayoría en la pampa y nosotros en la vía (ja, ja, un chistecito de los tuyos). Te confieso que por momentos te tengo envidia. Pero nunca como para matarte, tranquilo.

Hablando de muerte, acá me recuerda doña Carmen que si hubo un hecho de sangre. No en nuestro asentamiento, pero el Sordo, como le decían, era vecino nuestro. Lo mató la policía un día que se escapaba con un televisor y un dvd robados. Le gritaron: ¡ALTO!, pero no escuchó. No salió ni en las radios pedorras de acá. Se le había roto el suyo y quería verte, cueste lo que cueste, decía. Eras su ídolo. Igual, como dice la Su: el que roba tiene que morir. ¿O el que mata? Bueno, no se, alguien siempre muere de todas maneras.

Bueno Marce, no queremos distraerte más con cosas sin importancia. Sabemos que pronto contaremos con tu vecindad, ya que si bien es una comunidad humilde, se aleja mucho del infierno de vivir en un country encerrado y al acecho de una turba de mal vivientes esperando arrebatarte la vida.

Un afectuoso abrazo y te esperamos.

Vecinos de El Chorizo

PD: acá también comemos panchos, pero con Tuya (Cola). La vida vale un poco menos.

lunes, 23 de marzo de 2009

Desconfío

Soy así. No es que me guste desconfiar de la gente pero "aquí estoy", como diría El Carpo... A la par, tienen un homenaje a quien fuera uno de los impulsores más grandes del rock en el país junto con Miguel Botafogo y Charly García.
La imagen no es de la mejor pero como dice un gran amigo fotógrafo, no se trata sólo de la imagen sino de lo que representa.
Un abrazo. Y espero lo disfruten.

martes, 17 de marzo de 2009

Bendito país, malditos empresarios...

(foto tomada de la página primerafuente.com.ar)
Los colegas de El Tribuno Tucumán la venían pasando mal. Los sueldos, además de bajos, se pagaban con retraso. Este fin de semana, y después de meses de tensiones, asambleas, auditorías y reuniones interminables, despidieron a 31 empleados entre periodistas, fotoperiodistas y personal administrativo. Los compañeros despedidos están a la espera de una conciliación obligatoria, y viendo cómo pueden resolver las cosas, aunque lo cierto es que quedaron sin trabajo en medio de una gran desprotección legal, empresarial y gremial, todo sumado a falta de solidaridad de otros colegas y medios que no quisieron hacerse eco ni publicaron lo que está pasando en El Tribuno. Desde Sin soltar el lápiz va todo el apoyo a los compañeros que quedaron sin trabajo una vez más por el maltrato y estafa de los empresarios, y la inoperancia del accionar gremial. Espero que las cosas se solucionen y que alguna vez un medio gráfico pueda ofrecer sueldos dignos y continuidad en Tucumán. (Texto publicado en el Sin soltar el lapiz)

María Belén lo resumió bien, claro y conciso. Mi amiga cibernética se hizo eco (creo que fue la única) de los despidos en el diario de nacimiento salteño.
A mí me da mucha tristeza. Hay gente ahí, que conozco bien (y a algunas muy bien), que no merecen pasar de nuevo por lo que ya vivimos en el 2001 con el periódico.
No hacen falta nombres. Nadie merece lo que pasan estas 31 familias. Nadie.
Recuerdo una charla que tuve cuando estaba el proyecto diario en ciernes.
Yo había deambulado dos años desde el cierre del medio que me daba de comer hasta que encontré el actual trabajo.
Entonces aparecieron los popes empresarios, haciendo gala de su capacidad financiera y comenzó la ronda de entrevistas. Alquiler de hotel para el desembarco de los responsables en armar la redacción, alquiler de un local céntrico para la redacción, refacción para la planta impresora, mucha infraestructura, olor a billetes nuevos...
Yo, igual que el juego: desconfío.
Fui igual a la entrevista porque me llamó quien en un momento de incertidumbre me dio una mano. Pero mi intención, desde el primer momento, era no dejarme tentar. Y era grande la tentación por volver a mis fuentes, a sentir la adrenalina periodística. No, no era fácil.
Me senté frente a la sicóloga muy coqueta y arreglada ella. Yo me había calzado el único traje decente que me había quedado con unos zapatos lustrados pero viejos. La resaca del desempleo todavía hacía mella en mí aunque habían pasado casi dos años.
Las preguntas comunes, las respuestas obvias. Hasta que me quiso saber cuánto quería ganar.
Le dije sin pensarlo dos veces: "$ 2500..."
Era una cifra alta, para lo que se paga aún en Tucumán. Pero ellos no tenían intención de desembolsar más de $1500 por encargado de sección. Eso me enteré después. Yo había sido postulado para encargarme de la sección Deportes.
Me miró la sicoloca como si estuviera desubicado. Inmediatamente le dije.
"Creo que si tengo que optar por dejar el trabajo que tengo, debería ser lo suficientemente tentador el sueldo. Además, estoy cansado de los proyectos poco serios".
"Este es un proyecto serio", argumentó con voz grave y con una mirada que ya no era la amistosa de hacía unos minutos.
"Con más razón aún", argumenté. "Para un proyecto serio, lo que pretendo no sería problema", contesté y sonreí, con sorna e ironía.
Me contestó la sonrisa, cordial. Sabía que había quedado acorralada por sus propias palabras y salió con el elegante y ya muy trabajado "Muchas gracias, sr. Gambarte. Cualquier cosa, lo llamaremos".
Nunca lo hicieron.
Pero no estoy contento por eso. Ni agradecido. No pretendía que me llamaran. Prefería un trabajo al que le peleo todos los días para que me llene que vivir la incertidumbre de estos compañeros durantes estos últimos cinco años por hacer lo que me gusta.
Me invade la tristeza. Porque este bendito país es demasiado generoso con inescrupulosos que se la dan de empresarios.
Y los medios periodísticos no escapan a esa mediocridad.
Lamentablemente.
Lo peor: nadie hace nada. Y mis compañeros la siguen pasando mal.

viernes, 13 de marzo de 2009

Anexo

Todo lo que realmente necesitaba saber acerca de cómo vivir, que hacer y cómo ser lo aprendí en el jardín de infantes.
La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la carrera educativa, sino allí, en el arenero del jardín.
Estas son las cosas que aprendí:
* Jugá limpio.
* No le pegues a la gente
* Devolvé las cosas de donde las sacaste
* Limpia tu propio enchastre
* No tomes cosas que no son tuyas
* Pedí perdón cuando lastimás a alguien
* Lavate las manos antes de comer
* Las galletitas con leche te hacen bien
* Viví una vida balanceada: aprendé y pensá, dibujá y pintá, cantá y bailá, jugá y trabajá un poco todos los días
* Dormí una siestita todas las tardes
* Cuando salís al mundo, cuídate del tráfico, tomate de las manos con otros y manténganse juntos
* Sé consciente del asombro
* Acordate de las semillitas en el frasco, las raíces van hacia abajo y el tallo hacia arriba, nadie sabe verdaderamente como o porqué, pero todos somos así.
* Los pescados, los hamsters, las ratitas blancas e incluso las semillitas, todos se mueren. Nosotros también.
* Y acordate de tus primeros libros de cuentos y las primeras palabras que te enseñaban. Las palabras mas grandes de todas: MAMA y PAPA
Todo lo que necesitabas saber está allí en algún lado. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología, la política, la igualdad y la vida sana.
Tomá cualquiera de estos puntos y expresalo con palabras sofisticadas. Ahora aplicalo a tu vida familiar, tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo, y verás cómo se mantiene verdadero, claro y firme.
Imaginate cuanto mejor sería el mundo si todos comiéramos galletitas con leche a las tres de la tarde para luego acostarnos a dormir una siesta. O si todos los gobiernos tuvieran como política básica el siempre devolver cada cosa a su lugar y limpiar su propio enchastre
Y sigue siendo cierto, no importa la edad que tengas, que cuando salís al mundo, lo mejor es tomarte de la mano con otros y mantenerte unido.-

(de libro “Sopa de pollo para el alma”, de Robert Fulghum)

De esto hablaba Cindy. Pero nos embrollamos en nuestras propias dudas y ni siquiera escuchamos a la maestra o al compañerito (o al amigo).

No buscamos nuestra propia felicidad sino que, al parecer, suicidamente nos empeñamos en tomar el destino de lo que nos hace mal. Aún en los momentos en que todo viene bien. Y éste decálogo lo guardamos en un cajón, olvidado, junto con el resto de las cosas que nos devuelven la inocencia.

¿Por qué? Porque sino el mundo te lleva por delante y los malos ganan, no como pasa en las películas.

Pero de vez en cuando, sólo de vez en cuando, es bueno volver a mirar donde todo es más puro y limpio. Y más claro. Tal vez lo necesitamos de lo que pensamos.

lunes, 9 de marzo de 2009

Su primer día, mi primera vez


Lo veo con sus zapatillas color azul, sus soquetitos blancos, su delantal celeste y su carita llena de expectativas. Su flequillo rozándole las cejas y una sonrisa que le abarca toda su boca, cómplice diríamos.
Sus ojos transmiten curiosidad, pero no está asustado. Al contrario. Se siente cómodo en esa salita de color amarillo, llena de juguetes, una casita, mesas y sillas chiquititas que pronto se llenará de enanos como él y ansiosos padres que buscarán con su mirada y en su corazón, no sorprenderse con otra etapa que comienza.
Algunos mayores están más tensos que sus propios hijos. Los flashes de las digitales inundan el aire congelando el momento mágico de esa primera vez que no se volverá a repetir. Nunca nada se repite como la primera vez. (Fito Páez dixit)
Yo no puedo estar mucho tiempo. Pero juego con él a los bloques, hablamos, le hago las típicas (poco ingeniosas y hasta tontas) preguntas de "¿te gusta el jardín? ¿te gusta tu maestra?"... caigo en los lugares comunes. No quiero desnudar, todavía no, que me duele verlo crecer. Y me llena de orgullo también que él asuma tan naturalmente que a partir de hoy ese será su mundo por un año. Me cuenta su mamá que después no se quería ir. Y que su entusiasmo superó todas las expectativas porque ya quiere su mochila, su vaso, su carpeta... Ayer ayudó a construirla pegando figuritas en la cartulina azul.
"Pero vos... ya pasaste por esto", me decían... "Debés estar ducho".... Sí, pero es distinto.
Este es mi hijo.
Y no es lo mismo. Era como verme a mí, 35 años atrás pero distinto. Me había colgado de las polleras cuando entré a ese mundo totalmente extraño, con chicos como yo que no conocía, sintiéndome angustiosamente abandonado.
Pero él no. Su tranquilidad me pasmó. En su mirada noté la madurez de saber lo que hacía. Y lo ví grande. Ya está grande.
Tuve que salir. Contuve las lágrimas que pugnaban salir, escapándose por el costado de mi mejilla y dejando en evidencia mi sensiblería.
Fue su primer día. Y la primera vez que volví a sentirme abandonado después de mucho tiempo. Mi hijo, está creciendo.

viernes, 6 de marzo de 2009

I'm back

Aunque la frase no era la que decía el robótico asesino del futuro ("I'll be back", decía) que conocimos hace más de 25 años, es sólo una alegoría de que estoy de vuelta. Para escribir.
Porque no haré nada de lo que hacía este personaje en su taquillera película donde perseguía a Sara O'Connor de forma implacable pero sin éxito (ups!, conté el final...).
Aunque tengo un par de objetivos en la mira para intentar lo que el musculoso. Nunca faltan los estúpidos/as que se empeñan en embarrarte la cancha. Pero, nah, no creo que lo haga. Me faltan los lentes... Ja, ja!!!
Bien, estimados amigos y lectores, acá estoy...
Espero mantenerlos entretenidos con mis relatos.
Hasta la próxima.

Pd: Gracias, gracias, gracias, gracias.... no terminaré de agradecer a todos los que, de una u otra forma, me hicieron llegar los buenos deseos de recuperación para mi compañero de trabajo. Que Dios, Alá, Mahoma, Javhé, la Madre Natura y todos los dioses del Olimpo los tengan en su gracia. El está mucho, pero mucho mejor. Ahora viene la otra etapa de recuperación. Pero esa es otra historia, como los Verónica y su hija, Angel y su mamá... trances duro que tuvieron y tiene que pasar los compañeros de laburo, que también son de la vida. Hasta siempre.