miércoles, 16 de noviembre de 2011

Una año de pausa


Hace poco más de un año pasé por última vez por acá. No me arrepiento.
Sentía que tenía cosas para decir y por eso había creado este espacio que me comunicó con gente hermosa, simple, sencilla, abierta, cálida y recibí mucho más de lo que yo creo le dí a este espacio y lo que pude ofrecer.
Pero llegó un punto en el que creí, pensé, sentí, que no tenía más para dar.
Y me alejé de la misma forma en que llegué. Sin mucho ruido.
Entonces me focalicé en lo que creí me haría tener mayores satisfacciones y descuidé espacios que hoy temo haber perdido.
Es duro. Más de lo que esperaba.
Estoy en la tarea de reconstrucción, que no es fácil.
Tampoco esperen aquí una gran confesión. Sólo sepan que gané, perdí y estoy a mano con mis cosas, las mundanas y las espirituales.
"Empate en cero y tienen la pelota ellos", diríamos en un resumen deportivo.
Estoy armándome de paciencia. Debo hacerlo.
Porque al momento de tener la pelota, seguro, pero seguro, eh?, hago un gol de media cancha.

2 comentarios:

Pipina dijo...

Hola Horacio que placer leerte!!!, también yo me tomé una pausa, siempre es bueno volver a los lugares donde uno se sintió acompañado, en este mundo cambiante de lo digitalizado es difícil mantenerte siempre al día pero lo bueno es volver a encontrarnos y que nos encuentren. Un saludo desde mi bella Córdoba. Pipina

Horacio Gambarte dijo...

Mi querida Pipina... qué lindo saber de tí!! Fuiste una de las cosas lindas que me pasó a través de este espacio. Te mando un beso grande, grande y un abrazo de oso, de esos que mi amiga Edith debe estar extrañando.